12 Tips para ayudar a los niños a comer saludablemente

Educar nunca ha sido tarea fácil. Enseñar a comer saludablemente tampoco, pero tiene sus trucos. Los expertos de la Clínica Mayo, nos dicen cómo, en 12 trucos sencillos para intentar sin desesperarse. Ver 12 Tips para ayudar a los niños a comer saludablemente 1. Hágalo divertido: sirva brócoli y otros vegetales con la salsa favorita de los niños; utilice cortadores de formas (flores, tréboles, orejitas...) y preséntelos atractivos.

2. Reclute la ayuda de los niños: en el supermercado, pida a su hijo que le ayude a seleccionar las frutas, los vegetales y otras comidas saludables. No compre nada que no quiera que su hijo coma. Y ya en la casa, deje que su hijo ayude a elegir el menú, a lavar los vegetales, mezclar las salsas o preparar la mesa. Intégrelo y que participe. Va a ser imposible decirle que no a los vegetales, si ya ayudó a prepararlos!

3. Sea astuto: agregue brócoli, pimientos verdes, cebollas, etc., a la "salsa especial" de espaguetis que está preparando. Adorne los cereales de desayuno con frutas cortadas (guineos, fresa, pasas...) y mezcle zuccini y zanahoria dentro de las cacerolas de pasta y sopas. Sirva primero los vegetales, aprovechando que los niños estén más hambrientos.

4. No ofrezca el postre como recompensa....ni los vegetales como castigo. Hacerlo así, manda el mensaje de que el postre es la mejor comida, lo que les abre la curiosidad y dejan espacio para el chocolate. Puede seleccionar uno o dos días a la semana como "días de postre" y no servirlos durante el resto. O mejor aún, redefinir el concepto de postre ofreciendo frutas, yogures o helados caseros naturales.

5. Designe una zona de recreo. Restrinja la picadera a una sola área de su casa. Por ejemplo, la cocina. Así los niños no asumirán la costumbre de comer por toda la casa, menos frente a la televisión, cuando tienden a comer de más, entretenidos con otra cosa.

6. Hágalo rápido: si su hijo necesita una merienda para el camino, vaya más allá de la fundita. Ofrezca cuadritos de queso, fruta fresca, galletitas con jamón, barritas de cereales, etc.

7. ¿Qué pasa con los granos? Las meriendas de granos enteros como los pretzels y las tortillas mexicanas pueden darle a los niños energía y sustento por más tiempo. Los cereales enteros de desayuno o merienda, bajos en grasa, también son fantásticos.

8. Saque la licuadora: Utilice leche descremada, yogures y fruta fresca para hacer sus propios batidos. Nutritivos, frescos y divertidos. Sustituya alguna merienda con una de estas batidas.

9. Promueva la independencia: Póngaselo fácil a sus hijos mayores (esos que nunca encuentran nada de comer en la nevera...), así se ayudan ellos mismos. Mantenga una selección de vegetales listos para comer en el refrigerador, deje fruta fresca en un recipiente en la meseta, guarde cereales enteros en lugares accesibles. Déjeles jugos preempacados y frutas en la despensa.

10. Use la imaginación: Ofrezca algo nuevo, revise y despolve viejas recetas. Hay docenas de forma de presentar frutas y vegetales, visibles o no. Se ha dado cuenta de lo buena que sabe una berenjena asada en una ensalada capresa?

11. Mezcle y combine: Sirva zanahorias bebés u otros vegetales con algún aderezo bajos en grasas. Sirva galletas o un poco de fruta fresca con yogur. También, puede servir apio, manzanas y guineos con mantequilla de maní. No se olvide de las nueces!

12. Dé el ejemplo: Deje que su hijo lo vea comer con gusto frutas y vegetales a todas horas: A media tarde, un guineo. En la mañana, una batida de lechosa con tostadas integrales... Ideas para una merienda en el trabajo? Una manzana o unos chips de zanahoria. La ensalada al lado del arroz en la mesa... Si sus hijos lo ven degustar una variedad de comida saludable... con suerte querrán imitarlo.

Y si todos estos trucos fallan... comience de nuevo. En teoría uno no termina nunca de criar. CORTESIA:[http://www.diariolibre.com/]

0 Comentarios: